Las voces del eco

61-Las_voces_del_eco> Enlace <

Edición de Nigel Dennis

ISBN………………….: 978-84-8472-811-5
Autor………………….: BERGAMÍN, José.-
Formato……………..: medidas: 12×17 cms. Páginas: 204 pgs.
Editorial……………..: Renacimiento. Colección Antologías, nº 61
Edición……………….: Sevilla
Publicación…………: 2013, 1ª ed.
Precio con IVA …..: 12 €
Colección……………: Antologías

Fuente: www.editorialrenacimiento.com

RESEÑAS

Ignacio F. Garmendia, «La verdadera verdad», 11/05/2014 

«Mi poesía es rezagada / porque se ha quedado en mí / como un remanso de agua». Se ha convertido en un lugar común referirse a Bergamín, el irrepetible don Pepe, usando de ese adjetivo que él mismo utilizó en el título de su tardío primer poemario, Rimas y sonetos rezagados (1962), publicado cuando el autor madrileño -poco antes de su segundo exilio- tenía la respetable edad de 67 años, pero lo cierto es que conocemos bastantes poemas anteriores y que tanto su prosa como sus aforismos -o su labor editorial- ya señalaban la sensibilidad lírica de Bergamín desde mucho antes de esa fecha. Rezagado también, suele añadirse, por su alejamiento de las corrientes innovadoras en favor de los clásicos, por su permanente confrontación con las fuentes -el conceptismo barroco, desde luego, pero también el romancero, los románticos o los simbolistas- y por su diálogo de tú a tú -hoy diríamos intertextual- con algunos de los más altos poetas de la tradición castellana.
A ello alude Nigel Dennis en el título de la antología, Las voces del eco, que ha preparado para la colección rayada de Renacimiento, queriendo subrayar la pluralidad o el «carácter multiforme» de la poesía de Bergamín y su deuda, que no oculta, con los autores predilectos, emulados desde la admiración en un continuo y a la postre original ejercicio de reescritura. El criterio del antólogo, que no ha seguido un orden cronológico al agrupar la obra en cuatro bloques -coplas y cantares, sonetos, rimas y poesías satírico-burlescas-, es útil e incluso muy recomendable para reconocer los varios registros cultivados por el poeta, aunque la elección no habría sido incompatible con anotar las fechas de los poemas o los libros a los que pertenecen. Más que en los sonetos, impecables pero demasiado literarios, o en los poemas civiles, curiosos pero anecdóticos, la voz de Bergamín destaca en las rimas y sobre todo en las modulaciones del arte menor. «La verdadera verdad / nunca se esconde en lo oscuro: / se esconde en la claridad». En versos sencillos y hondos como los citados y muchos otros de la sección de coplas y cantares -«Tú te crees en libertad / porque el viento que te lleva / no sabes a dónde va»- encontramos la veta más natural y conmovedora de aquel hombre complejo y contradictorio, brillante y enigmático que fue -también- un poeta genuino.

Fuente: www.diariodesevilla.es/article/ocio/1770236/la/verdadera/verdad.html#sSf3vYVxIL7hGDe5

– Luis Antonio de Villena, «José Bergamín, singular poeta», suplemento literario de El Norte de Castilla, 14 de diciembre de 2013

José Bergamín. “Las voces del eco” (Antología poética). Edición de Nigel Dennis. Renacimiento, Sevilla, 2013.  195 págs.

Lo de poeta escondido le cuadra a José Bergamín (1895-1983) por varios motivos. Este madrileño atípico en todo, de muy buena pluma y fértil ingenio, es conocido como prosista, ensayista y articulista, sobre todo –además de editor- y todo hecho con brillantez y a veces retranca, al estilo de otro libro hace poco reeditado (por Renacimiento también) titulado “El purgatorio de Rimbaud y otras prosas previas”. Un libro de antes de la guerra. Otros recordarán los aforismos espléndidos que le publicaba Juan Ramón Jiménez y otros más dirán que fue él quien editó en México, en el exilio, en 1940, “Poeta en Nueva York” de Lorca. Pero Bergamín (que era muy buenpoeta, lo que es comprobable) sólo se dio a conocer como poeta  en 1961 –tenía, pues, 66 años- con un libro titulado  “Rimas y sonetos rezagados”. Obviamente este gran admirador de Unamuno, alguien tan español que no perdonaba las caídas múltiples de España, es “rezagado” por edad, pero también por su idea de la poesía. Por ello (y aunque toda la poesía de Bergamín, hasta los finales años 70, es poesía “de viejo”) hace bien Nigel Dennis en ordenar la poesía bergaminiana no por orden cronológico, sino por géneros: “Coplas y cantares”,  “Sonetos” (acaso lo mejor de su labor),  “Rimas” y “Poesías satírico burlescas”.  Bergamín es un enamorado y gran sabedor de la poesía más clásica española: la popular que cuidó Augusto Ferrán y el padre de los Machado (esas coplas que siempre parecen carecer de autor), el soneto aurisecular, con especial devoción por Quevedo, por el conceptismo, y la rima que es Bécquer, Antonio Machado y el entronque simbolista. También es popular la poesía satírica (parte de la que se publica era inédita) hecha al final del franquismo e inicios de la Transición y muy en contra de aquellos enjuagues, con toda la sorna que el afilado Bergamín tenía. Digámoslo pronto: uno lee con placer la poesía de Bergamín, a menudo estupenda, pero cree que si hay un pensamiento propio en ella no hay ningún estilo propio. Bergamín es como un poeta fuera del tiempo, que escribe y siente muy bien, pero que de continuo se enmascara detrás de esa potente tradición que ama y respeta. Oímos en sus poemas la voz de nuestra tradición dicha por José Bergamín, pero el autor se cela, prefiere no aparecer si ello fuere posible, pese a sonetos tan impecables como  “Siento que paso a paso se adelanta…” con un verso cervantino de ritornello  “En todo hay cierta, inevitable muerte”.  Sí, Bergamín está y se esconde, lo que aún es más fácil en muchas de sus excelentes coplas:  “Mira cómo pasa el tiempo:/ ayer se llamó esperanza/ la que hoy se llama recuerdo.” ¿Cómo llamaremos a esto? Sólo se me ocurre que un poeta agazapado en la tradición, mejor que “rezagado” que es mera cuestión temporal, y no hablamos de tiempo sino de manera. Por esto mismo (creo) es muy frecuente que Bergamín apenas se tenga en cuenta como poeta, aunque fue amigo y editor de tantos y un personaje impredecible, muy importante en nuestro siglo XX. En los poemas satíricos y burlescos, vemos al Bergamín que odia el franquismo (recordemos que Bergamín se decía católico) y que cree que lo que vino después no es sino una mala monarquía y una “democracia frailuna” que a él no le gusta ni convence, tanto que ante la incomprensión general terminó en San Sebastián con “Herri Batasuna”, como dijo uno de sus editores “cansado de ser español”, él que era españolísimo… Una de sus primeras sátiras (muestra del talante de Bergamín) es una burla de la entrada de Luis Rosales –a quien Bergamín había editado en Cruz y Raya su primer libro “Abril”- afeando al antiguo joven amigo, su pacto con el poder táctico de una España dictatorial.  Pero si el Bergamín satírico es importante no sólo para entender su genio epigramático sino el final de su persona, nos interesa mucho más la otra poesía, la magníficamente lírica de las tres primeras partes de la antología: Un caso singular, muy singular de hecho, el poeta sin rasgos propios pero de lúcido pensamiento agudo, que esconde su gran hacer detrás de los usos, formas y decorados de nuestra más propia tradición. ¿No es español Bergamín? “Y en tan veloz como mortal carrera / morir es desvivir lo no vivido,/ vivir desesperar lo que se espera.”  Le gustaba engañar o embromar a don José.

Fuente: http://luisantoniodevillena.es

– José Luis García Martín, «Como se escucha el silencio. El caso Bergamín», Crisis de Papel11 de diciembre de 2013.

Las voces del eco (Antología poética). José Bergamín. Edición de Nigel Dennis. Renacimiento. Sevilla, 2013

Pocos casos hay en la historia de un poeta que comience a publicar su obra poética cumplidos ya los sesenta y cinco años, cuatro décadas después de su iniciación en la vida literaria. Bien es cierto que buena parte de la labor ensayística de José Bergamín giraba en torno a la poesía y que en sus series aforísticas (la primera, El cohete y la estrella, de 1922) a veces parecían camuflarse breves poemas en prosa.

El personaje de José Bergamín, hijo de un ministro de la monarquía que también era todo un personaje de novela (fue un niño huérfano abandonado en las calles de Málaga), daría mucho que hablar hasta su muerte, en 1983, “exiliado” en Euskadi (pidió que le enterraran con la ikurriña).

Su primer libro lo publicó Juan Ramón Jiménez, pero pronto se distanció del maestro, quien renegaría de él durante toda su vida (incluso le llegó a acusar de estar detrás del asalto a su piso al término de la guerra civil).

José Bergamín fue el director de la revista Cruz y raya y el editor de algunos de los libros más importantes de la generación del 27 (a él le entregó Lorca su Poeta en Nueva Yorkque solo pudo aparecer, años después, en México). Católico, se puso al lado de la República y en ella desempeñó un papel de “compañero de viaje” de los comunistas con algún que otro punto oscuro (“con los comunistas hasta la muerte, pero ni un paso más” es una de sus frases más conocidas).

Regresó a España en los años sesenta, pero tuvo que volver a marcharse ante el riesgo de ser detenido. Durante la transición se convirtió en el más activo detractor de la monarquía.

Las voces del eco, la antología que ha preparado Nigel Dennis. consta de cuatro partes: La última se dedica a recoger sus poemas satíricos, algunos bien conocidos, como “El mulo Mola”, y otros que circularon clandestinamente y hasta la fecha han permanecido inéditos. Comprensiblemente en ocasiones. “Un mono de la mano de un tirano” dice uno de los versos del “soneto atribuido a Bartolomé Leonardo de Argensola”, escrito en julio de 1969 con motivo de la proclamación del príncipe de España. Y otro soneto, de las mismas fechas, comienza con esta estrofa: “¡Válgame el Opus Dei! Que es gran cosa / sacarse de la manga en un instante / a un rey de quien dijérase un mangante / por esa procedencia sospechosa”.

En el prólogo, Nigel Dennis llega a afirmar que “dado el desencanto general de la población española con la familia real, la voz satírica de Bergamín adquiere incluso una dimensión profética”.

Pero no es este Bergamín satírico, que no pasa a menudo de una curiosidad, el que más nos interesa. Otra sección de la antología está dedicada a los sonetos. Bergamín, heredero de los juegos de ingenio y de la conceptuosa pasión barroca, es uno de los grandes sonetistas de la literatura española y eso ya lo supo ver Antonio Machado cuando elogió sus “Tres sonetos a Cristo crucificado ante el mar” publicados en la revista Hora de España.

“Coplas” y “Rimas” se titulan las otras dos secciones de la antología y en esos epìgrafes se incluye la mayor y la mejor parte de la poesía de senectud de Bergamín. Sus caudalosos libros finales, iniciados con La claridad desierta, de 1968, renuncian a la herencia barroca para volver a Bécquer y a la poesía popular. El retórico y un tanto artificioso poeta de los sonetos (recordemos el paronomástico terceto final de uno de ellos: “se posa, se aposenta en mí el vacío, / como si a su pesar se acompasase / su peso al paso pesaroso mío”) desaparece y ocupa su lugar otro que no le teme a las palabras gastadas, al tópico aparentemente más manido: “Caen del reloj las horas / muertas como caen del árbol / en el otoño las hojas”.

No todos supieron ver en su momento el valor de libros como Apartada orilla, Velado desvelo Esperando la mano de nieve, de tan becqueriano título. Ramón Gaya, en el epílogo a La claridad desierta, fue el primero en destacar el valor de este epigonal Bergamín (muchos pensaban entonces que esos versos quedaban al margen de su principal labor, que era la de ensayista). Se trataría de los poemas “de un versificador muy reciente en colaboración, diríamos, con un hombre de setenta años, o sea pleno, completo, lo que dará a esos poemas una condición privilegiada de madurez juvenil y una transparencia, una claridad única, última”.

Las coplas de José Bergamín –buena parte de ellas reunidas en el volumen Canto rodado–  tienen como modelo a Augusto Ferrán, más que a Manuel Machado, y alternan las que podrían pasar por populares, y quizá lo sean o acaben siéndolo, con otras inequívocamente personales : “Tienes el alma en un hilo, / y el corazón en un puño, / y la cabeza en las nubes; / y un pie ya en el otro mundo”.

El lector habitual de José Bergamín echará en falta algunos poemas memorables en esta antología y no lamentaría que se hubiera prescindido de otros, pero eso resulta inevitable. Un equivocada decisión tipográfico parece, sin embargo, que las “Rimas”  se hayan publicado, al contrario que los sonetos y los versos satíricos, seguidas, sin individualizarse en la página; eso dificulta su lectura como poemas independientes.

Una buena ocasión, a pesar de todo, Las voces del eco de reencontrar, o de encontrar por primera vez, las voces y los ecos del plural Bergamín: “Como quien oye llover / te pido que oigas mis versos: / con atención tan profunda / como se escucha el silencio”.

Fuente: http://crisisdepapel.blogspot.fr

Iván López Cabello

Université de Bretagne Occidentale / Héritages et Constructions dans le Texte et l'Image (HCTI - EA 4249)

More Posts